Aislamiento en Caliente

En países tropicales como Venezuela el aislamiento en caliente resulta fundamental para hacer las viviendas y edificaciones más frescas a la vez que aumenta el rendimiento de los equipos de refrigeración y aire acondicionado.
Aislamiento en Caliente

La idea del aislamiento en caliente es crear una capa que limite la transferencia de calor desde el exterior al interior de la estructura que se desea aislar o viceversa, con esto se aumenta el rendimiento de los sistemas de climatización mientras se reducen los costos asociados a estos, simultáneamente los  requerimientos de energía disminuyen sensiblemente haciendo las edificaciones más ecológicas.

El aislante “ideal” es el vacío sin embargo resulta una técnica compleja, costosa y de difícil mantenimiento lo cual hace que se reserve para investigaciones y estructuras muy específicas dado que su valor comercial es bajo; como alternativa existe el aire seco (bajo en humedad) cuyo coeficiente de conducción de calor es muy bajo lo cual lo convierte en una alternativa viable y mucho más económica.

Para atrapar y mantener el aire en el sitio creado una capa de aislamiento estable usamos diversos materiales porosos que crean una especie de “panal de abejas” donde el aire queda atrapado creando una capa de alta resistencia al paso del calor, así se evita que el calor que está dentro se escape o en caso contrario, que el calor el exterior ingrese a la estructura que estamos aislando.